Loading...

domingo, 3 de octubre de 2010

Escribir sobre Belén Esteban no es que sea dificil. Convertirme en su más ferviente admiradora o hacer de ella el blanco de todas mis fobias y frustaciones, sería más o menos fácil.

Lo que ya me parece más peliagudo es enfrentarme a Telecinco. Primero, porque no me considero preparada en estas lides y segundo por aquello de que "el pez grande se come al chico".

Usando pues el lenguaje habitual en esa cadena, diré que "supuestamente" Telecinco exprime a Belén como un limón. Es su producto estrella. Día a día aprovechan la materia prima que se les ofrece (que es mucha) y la van moldeando, incentivando y direccionando hacia el único fin que persiguen, que es la audiencia y audiencia significa dinero.

Esa audiencia que se traga todo lo que dice Belén, no sé si por el cariño que le dispensan (tengo mis dudas) o porque no se enteran de lo que dice ni de por qué lo dice.

¡Pobre Belén! Ahora se le ha sugerido que coquetee con la política. ¡Con partido propio y todo! Se le incita a que opine sobre los problemas de los españoles y se monta a su alrededor una parafernalia que llega hasta el Congreso.

Ella, que es la Princesa del Pueblo, sí de ese pueblo llano (más llano imposible) al que dedica sus parrafadas más "progres", se declara, ¡toma castaña! del Partido Popular.
¡Pobre Belén! confudes los términos. Verás querida, los partidos de derecha extrema (que no de extrema derecha) no miran, precisamente, por y para los intereses del pueblo.

La política es para los políticos, porque, ¿sabes? todo es mucho más complicado de lo que te imaginas. No es suficiente con contentar al "pobre pueblo". Lo importante es tener contento al "rico pueblo", ya que así éste puede seguir enriqueciéndose danto trabajo al "pobre pueblo".
Ésta es, sin lugar a dudas, la pura y simple realidad.

Cuando los ricos no lo ven claro, retiran o congelan sus capitales y se dedican a vegetar o , simplemente, se van con sus dineros a otra parte.

Tú, querida Belén, con el millón de euros largo que ingresas al año (entre tu cadena, publicidad, películas, fotos, reportajes, etc..), ya formas parte del "pueblo rico", por mucho que disimules hablando como si fueras del "pobre pueblo". Esos ramalazos, son sólo cuestión de educación.

Y si te tocan las...narices, ya te veo desembarcando, con todo tu capital, en algún país latinoamericano, donde serías muy bien recibida, sin lugar a dudas.

Así pues, querida Belén, concéntrate en Ubrique y su Campanario. Sigue en esa línea haciendo reir a tu audiencia, relajándoles y procurando que se olviden de todos sus problemas.

Ah! y permíteme un consejo. No toleres que "tu cadena" te vaya encandenando cada vez más y al final resulte que esas cadenas pesen tanto que puedan llegar a arrastrarte.

1 comentario:

  1. "La Esteban es el opio del pueblo."
    ¿O era la religión?
    Yo soy más de la Lomana, que ha dicho que si Belén Esteban se presenta a las elecciones ella se marcha del país. Yo también lo haría.

    ResponderEliminar